martes, 26 de mayo de 2015

Justicia española procesa a marroquí por "genocidio" en Sáhara Occidental

La justicia española emitió una orden de detención contra un funcionario marroquí, al estimar que debería ser juzgado por su presunta participación en un "genocidio" en el Sáhara Occidental de 1975 a 1991, junto con otros 11 compatriotas procesados en abril.
El juez José de la Mata, de la Audiencia Nacional (principal instancia penal española), consideró que Lehsan Chaf Yeudan tiene que ser juzgado por haber participado en torturas en esa ex colonia española después de que Marruecos la anexionara.
En su auto judicial, fechado el viernes, el juez señaló que hay pruebas suficientes para afirmar que Yeudan "conoció y [...] participó directa y personalmente, con hechos constitutivos de torturas, del plan global diseñado e implementado sistemáticamente [...] para destruir a los saharauis".
El carcelero del centro de detención de Smara fue procesado por "su participación en un delito de genocidio" de 1975 a 1991 mediante un "crimen de torturas", siempre según el auto.
Yeudan está acusado de haber torturado a Brahim Mohammed Salem Omar, transferido a Smara tras su detención el 17 de enero de 1977.
El preso "fue torturado personalmente por el coronel Lamarti, por Muley Ahmed Albourkadi (teniente de la Gendarmería Real) y por Lehsan Chaf Yeudan (funcionario de guardia del cuartel)", agrega el texto.
"El coronel ordenó que le ataran las extremidades del cuerpo con cuerdas y se las separaran", "también le aplicaron descargas eléctricas en mejillas y lengua" y fue "golpeado con cuerdas" en una celda, donde permaneció dos meses y 13 días.
Entre tanto, algunos de los otros 72 presos también fueron torturados, según el juez, que cita el caso de una mujer que dio a luz en prisión y cuyos carceleros cortaron los dedos de su bebé y se los pusieron a ella en la comida.
El 9 de abril, otro juez de la Audiencia Nacional ordenó procesar a 11 funcionarios, militares y policías marroquíes por delitos de genocidio en el Sáhara Occidental durante el mismo periodo.
Marruecos dijo tener la "conciencia tranquila" y denunció el interés de algunos en tratar de "erosionar" la relación entre los dos países.
El Sáhara Occidental fue colonia española hasta 1975, cuando Marruecos se anexionó el territorio, cuya independencia reclama el Frente Polisario, que cuenta con el respaldo de Argelia.


Leer más:  Justicia española procesa a marroquí por "genocidio" en Sáhara Occidental - EcoDiario.es  http://ecodiario.eleconomista.es/internacional/noticias/6734422/05/15/Justicia-espanola-procesa-a-marroqui-por-genocidio-en-Sahara-Occidental.html#Kku8MiCjEGCRE9lB
Read more »

miércoles, 20 de mayo de 2015

El día que el Frente Polisario declaró la guerra

El 20 de mayo de 1973 el F. Polisario declaró la guerra a España atacando el puesto de Eljanga. Dos años más tarde Marruecos y Mauritania invadieron el entonces Sahara español.
Mauritania acabaría retirándose a sus fronteras en 1978 y firmando un acuerdo de paz con el F. Polisario. Sin embargo Marruecos, después de haber bombardeado a la población civil saharaui en los campamentos de desplazados internos en Umdraiga y Gueltet Zemur, mantuvo una cruel guerra con el F. Polisario hasta 1991.
La monarquía marroquí, desde el primer momento, supo sacar partido a la “Marcha Verde” y la contienda para fortalecer la unidad de la nación frente a la vieja potencia colonial española y frente a un enemigo “separatista” asociado al rival argelino, anexionarse un  territorio casi tan grande como el mismo Marruecos, lograr desviar la atención de los problemas internos, mantener ocupado a un ejercito que había protagonizado dos atentados contra el rey, y en cualquier momento podía volver a ser una amenaza, y en definitiva para aumentar el prestigio y los apoyos y reverencias del pueblo a la figura del rey y la institución que encarnaba.
Pero como nada es gratis, la economía marroquí ha estado lastrada en su crecimiento durante décadas por la guerra, por el despliegue militar y policial y por la administración, servicios e inversiones en las zonas ocupadas del Sahara Occidental. Compensando en parte o en su totalidad la factura con los beneficios obtenidos por la explotación ilegal de los recursos naturales del territorio ocupado. Detrás de esa macabra contabilidad queda el dolor por las ausencias. 15 años de guerra, con miles de muertos y prisioneros por ambas partes, ocasionaron un enorme desgaste a los contendientes. Entre 1.000 y 4.000 muertos, “mártires” decimos en el caso de los saharauis, según distintas fuentes; 650 desaparecidos; mas de 200 prisioneros y 80.000 desplazados, que han acabado protagonizando uno de los refugios mas duros y largos de la historia contemporánea. No tengo las cifras de las víctimas marroquíes en la guerra, pero sabemos que con los prisioneros se dio la paradoja que muchos ni siquiera han podido tener un retorno digno junto a sus familias después de la excarcelación por la negativa de su país a recibirles.
El fin de la guerra llegó después de años de arduas negociaciones, tanto directas como indirectas, entre el F. Polisario y Marruecos, que se vieron favorecidas por los problemas internos de Argelia, al borde la guerra civil en aquellos años, y por el fin de la Guerra Fría y el colapso del bloque socialista con el que desde el principio se había alineado el F. Polisario. Bajo los auspicios de Naciones Unidas, las partes firmaron un acuerdo de alto el fuego y el Consejo de Seguridad aprobó la resolución 690 por la que se crea la MINURSO para supervisar dicho alto el fuego y organizar el Referéndum de Autodeterminación.
Desde hace 23 años no hay guerra. Sólo la “resistencia pacífica” de los saharauis en las zonas ocupadas protagoniza la línea caliente del enfrentamiento entre ambos pueblos. Mientras Naciones Unidas y la MINURSO han sido incapaces de lograr que se celebre el Referéndum acordado.
A pesar de las reiteradas amenazas de los dirigentes del Polisario de vuelta a la guerra, ésta es mas que improbable. El Frente Polisario, voluntaria o involuntariamente, ha hecho de la resistencia pacifica, el derecho internacional y el diálogo sus únicas armas operativas en un mundo global en el que la diplomacia, el soft power, los actores que manejan los flujos financieros y de información y la tecnología han modificado drásticamente los escenarios de guerra.
En el futuro, no estaría de mas que el Frente Polisario tomase la iniciativa y propiciase un debate nacional para adoptar en su caso la renuncia solemne a la guerra y a cualquier tipo de violencia, que no sea para la defensa de la población, en la solución del conflicto. Centrando todos sus esfuerzos en defender la paz y la seguridad en la región, y en la negociación y la reconciliación como las líneas de un horizonte sin retorno.
Hoy se conmemora la declaración de una guerra en la que solo hubo vencidos.
Lehdía Mohamed Dafa
20 mayo 2015
Read more »

20 Mayo, lejos de caer en el olvido… Cada vez más presente.

20 de mayo. Fecha para reflexionar. Un pueblo sigue dividido, familias separadas y lo que es peor, generaciones de misma familia desconocidas entre sí. Y ese es mi caso.
Es un día importante por varios motivos, de alegría y de tristeza también, día en el que me traslado de nuevo a los campamentos para recordar las veces que preparábamos y ensayábamos (una y mil veces) los actos que se celebrarán hoy en varios puntos de las “Wilayas”. Eran días de tensión.
los niños entre exámenes finales y el cercano “vacaciones en paz” nos motivábamos, nos vestíamos con la tradicional “Dara” de distintos colores y multitud de banderas para conmemorar este día. Eran días de alegría como digo: un pueblo en un lugar desconocido, se permitía el lujo de gritar, de llamar la atención y reivindicar su existencia. Con mucho que celebrar, celebrábamos principalmente que desde 1973, tal día como hoy, el entonces Frente Polisario de los jóvenes revolucionarios iniciaba acciones para recuperar su territorio ocupado por la España colonial.
Celebrábamos el inicio de la lucha pacífica, y por supuesto dábamos voz a la resistencia de un pueblo que, a día de hoy, no pierde la esperanza que le mantiene en la lucha cuatro décadas después. Los niños, como bien dice el refrán “éramos los pequeños grandes embajadores” íbamos a la “madrasa” o colegio y allí ensayábamos el desfile que ese 20 de mayo iban a supervisar delegaciones internacionales acompañadas por altos cargos del Polisario. Se montaban las jaimas tradicionales, esas que son negras por fuera y por dentro llamaba la atención el colorido impactante de las distintas telas que la servían de cortinas, de la cantidad de material tradicional que las mujeres de cada Daira habían coleccionado a lo largo de meses. Era fascinante.
Fascinante era también,  ver a las mujeres, y se las distinguía a kilómetros, cuentas de melhfas de distintos colores que a través de las cuales se apreciaba perfectamente el cansancio de un día lleno de emociones, siempre acompañando con su “grito” peculiar que daba la nota a los actos. Lo que no permitía que pasasen desapercibidas, todo lo contrario. Hacía que el acto fuese más emotivo aún.
Recuerdo con exactitud mi último 20 de mayo en los campamentos, se celebraba en mi wilaya Smara, todas las wilayas habían acudido al evento. Esa mañana no paraban de llegar camiones con niños de mi edad y sus respectivas madres, maestras,etc. Cada wilaya vestía de un color para podernos identificar, la mía íbamos con traje militar. No recuerdo la hora exacta del comienzo de aquel acto, pero lo que sí recuerdo, y bien, era ver las cubas de agua mojando el terreno por donde íbamos a desfilar; no eran alfombras rojas de película, no, era la alfombra de la ilusión.
Al igual que recuerdo oír el himno y ver tantas mujeres llorando, también niños, de la emoción; sensaciones que ni escribiendo estos recuerdos puedo olvidarme de aquel sentimiento que me sigue conmoviendo profundamente. Cantábamos la canción que habíamos ensayado, y desfilábamos como si fuéramos militares profesionales, haciendo pasos de los mismos, y de refilón recuerdo ver las lágrimas de mi madre que me llamaba para que la mirase, y tal era la concentración que ni de eso me percataba. Increíble, el único objetivo era darnos a conocer, demostrar a aquellas delegaciones internacionales que seguíamos vivos y que ni el tiempo era capaz de borrar un 20 de mayo.
Salvando las distancias y con envidia daría lo que fuese por estar hoy allí, no desfilaría, no. Simplemente me dedicaría a contemplar todo lo que cuento desde otra perspectiva.
Benda Lehbib Lebsir.
Imagen: Victor Jimenez.
Read more »

martes, 19 de mayo de 2015

La saharaui Takbar Haddi, en huelga de hambre ante el Consulado de Marruecos en Las Palmas

La saharaui Takbar Haddi, residente en Tenerife, se encuentra en huelga de hambre indefinida frente al Consulado de Marruecos en Las Palmas de Gran Canaria para exigir la entrega de los restos de su hijo, Mohamed Lamin Haidala.
Haddi también quiere denunciar, con esta huelga de hambre, lo que ha calificado de "asesinato a manos de los médicos, la policía y las autoridades marroquíes", para lo que se trasladará en la madrugada de este miércoles a Estrasburgo para intervenir en el pleno del Parlamento Europeo.
En este sentido, se indicó que su comparecencia en el Parlamento Europeo se produce por invitación del grupo parlamentario Izquierda Unitaria Europea y de la mano del eurodiputado de Podemos, formación integrada en dicho grupo, Miguel Urban, después de la visita que le realizó la secretaria general del Consejo Ciudadano de Podemos en Canarias, Meri Pita, donde realiza su huelga.
Además, durante su estancia en Estrasburgo, Takbar Haddi aprovechará para reunirse con eurodiputados, según informó Sahara Press en nota de prensa, y además participará en un acto sobre la situación en el Magreb en el que se encontrará con Talbi El Alami, portavoz de la Cámara de Diputados de Marruecos.
Por su parte, el Consulado de Marruecos en Canarias emitió el pasado sábado, 16 de mayo, un comunicado en el que "mostraba su extrañeza" por la protesta de Takbar Haddi, asegurando que las autoridades marroquíes de ocupación "le ofrecieron entregar el cuerpo de su hijo, lo que ella confirma" aunque Haddi matiza que "era con la condición de que no le realizaran la autopsia, ni se investigara, ni se castigase a los culpables de su muerte".
Takbar Haddi perdió a su hijo el 8 de febrero, después de que el 31 de enero resultara "herido de gravedad por colonos marroquíes en El Aaiún, capital del Sahara Occidental ocupada por Marruecos". Esto lo "llevó a deambular, primero, por los calabozos de la policía de ocupación y, luego, de hospital en hospital, sin recibir asistencia hasta que falleció a cientos de kilómetros, en Agadir, esperando a ser atendido".
Finalmente, Haddi también critica la situación en la que tiene que estar su familia, "vigilada, amenazada y acosada por agentes de la seguridad marroquí cada día, durante las 24 horas" desde que sucedieron los hechos. "Si muero no importa, no tengo problema. La culpa es de los médicos, de los colonos, de los policías marroquíes, de todos. Yo estaré mejor muerta porque ojalá mi hijo fuera el último, pero cada día les pegan y les vuelven a pegar, a torturar, a detener y, por eso, no me importa", concluyó.
Fuente: http://www.telecinco.es/
Read more »

viernes, 15 de mayo de 2015

Una saharaui, en huelga de hambre para recuperar los restos de su hijo


Takbar Haddi, residente en Canarias, iniciará su protesta mañana. Asegura que su hijo fue atacado por colonos marroquíes.
La saharaui residente en el sur de Tenerife Takbar Haddi iniciará mañana una huelga de hambre frente al consulado de Marruecos en Las Palmas, con el fin de recuperar los restos de su hijo de 21 años, Mohamed Lamin Haidala, y denunciar la situación de los derechos humanos en el territorio del Sáhara ocupado por Marruecos.
Takbar Haddi perdió a su hijo el pasado 8 de febrero. El 31 de enero resultó herido de gravedad por colonos marroquíes en la capital del Sáhara Occidental, El Aaiún, según informa en un comunicado el servicio de comunicación saharaui en Canarias.
"Ahí comenzó un calvario que lo llevó a deambular, primero, por los calabozos de la policía de ocupación y, luego, de hospital en hospital, sin recibir asistencia hasta que falleció a cientos de kilómetros, en Agadir, esperando a ser atendido". Así lo han relatado testigos, familiares y organizaciones de derechos humanos presentes en el territorio saharaui.
Cuando Takbar llegó a El Aaiún buscando a su hijo, se negó a firmar el certificado de defunción. "Quería que le hicieran una autopsia, que se investigara su muerte y fueran castigados los culpables", dice. No le entregaron sus restos. "No sé dónde está su cuerpo. Nadie lo sabe. Ya he llamado a todas las puertas. Y no podré descansar hasta que lo encuentre", asegura.
También quiere denunciar la situación de su familia, que se encuentra "vigilada, amenazada y acosada por agentes de la seguridad marroquí cada día, durante las 24 horas", afirma Takbar Haddi.
Fuente: http://eldia.es/canarias
Read more »

domingo, 10 de mayo de 2015

"Sahara Occidental. Ante el XIV Congreso del Frente Polisario ¿nueva etapa con nuevos dirigentes?

Lehdía Mohamed Dafa
El pasado 28 de abril el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó por unanimidad la resolución 2218 (2015) por la que se renueva, como viene haciendo desde hace 23 años, el mandato de la MINURSO (Misión de las Naciones Unidas para el Referendum en el Sahara Occidental), con un presupuesto de 52,4 millones de US$/año.
Esta vez, a diferencia de lo ocurrido el pasado año, no se ha debatido ampliar las competencias de la Misión a la vigilancia de los Derechos Humanos tanto en el Sahara ocupado, como en los Campamentos de Refugiados en Tindouf (Argelia), habida cuenta de la virulenta oposición de Marruecos.
La dirección del F. Polisario por un error de calculo en sus análisis había creado expectativas de que éste año sería decisivo. Pero nada ha cambiado, y ahora cunde el desanimo entre los saharauis.
El conflicto, como es bien sabido, está absolutamente bloqueado por la intransigencia de Marruecos y del F. Polisario, y por el nulo interés, de ambos, en negociar, sin maximalismos, un acuerdo realista y factible.
Dejando a un lado las recurrentes amenazas de algunos dirigentes del F. Polisario de verse obligados a tener que volver a la guerra, ya que en las actuales circunstancias, como todo el mundo sabe, es algo absolutamente inviable y que Argelia en ningún caso podría permitir por su propia seguridad nacional, la primera reacción ha sido crear una Comisión compuesta por 20 miembros para realizar consultas con distintos sectores de la población y elaborar una propuesta que defina la futura relación con Naciones Unidas, que sería sometida a debate en el XIV Congreso del F. Polisario en ciernes.
A pesar del palmario inmovilismo de los dirigentes, no habría que descartar la posibilidad de que se realice algún gesto para tratar de salvar la cara, como podría ser: declararse desvinculados del Plan de Paz aprobado en 1988, algo simbólico pero de relevancia tanto desde el punto de vista diplomático como por lo que supondría de potencial aumento de la inseguridad en la región, o actuaciones puntuales para restar reconocimiento, incluso “hostigar” algunas labores de la MINURSO. Con todo, nada de esto parece ser un vector con la suficiente longitud que posibilite una solución al conflicto o un avance significativo en las negociaciones.
Un elemento añadido es la salud del presidente, Mohamed Abdelaziz, que si bien actualmente no le impide desarrollar sus funciones, si abre la veda de las maniobras sucesorias y con ellas a posibles desencuentros tribales.
Las duras condiciones de vida de los refugiados saharauis, su falta de derechos y oportunidades, así como la seguridad y el progreso de la región, exigen nuevas políticas y nuevos actores, que con el apoyo de la Comunidad Internacional, abran los escenarios políticos y sitúen en las agendas los problemas del mañana: políticas sociales, movilidad, sostenibilidad, enfoques de género, equilibrio de poderes, seguridad jurídica, competitividad, gobernanza, derechos humanos, libertad de información, etc…
Referéndum versus Autonomía es ya un eje herrumbroso, insuficiente y simplista.
Una generación, los sexagenarios dirigentes del F. Polisario, está escribiendo el epílogo de una etapa histórica, cabe exigirles la altura de miras necesaria para favorecer su inevitable relevo sin nepotismo.
El nuevo XIV Congreso representa una oportunidad, que no se debe desaprovechar, para que por una élite de profesionales saharauis, formados en distintas universidades, abiertos a los nuevos rumbos de un mundo global y con capacidad necesaria para desplegar nuevas políticas de solución del conflicto, asuman responsabilidades de dirección y gobierno para el logro de mayores niveles de libertad, bienestar y convivencia de la población saharaui, contribuyendo, además, en la medida de lo posible, a la anhelada Unión del Magreb.


Mayo 2015
Read more »

sábado, 9 de mayo de 2015

Ir de “marcha” en pleno desierto…

Claro que algo me quedaba por recordar. Qué decir de “Rahla” o por lo mismo “marcha” o  excursión a las dunas, nada que envidiar a las salidas al campo, las mañanas de invierno colocando entre coches esterillas para hacer un refugio y poderse resguardar en él.
Un día en las dunas con la familia es sinónimo de alegría, de romper con la rutina, de dar de comer a la cabras altas horas de la mañana y dejar todo recogido para pasar una mañana diferente. Y Qué decir de la comida en las dunas, y en mi caso, de las tantas caídas que me provocaba la arena una vez que se hundían mis pies. Qué decir del pan de arena de “Mreifisa”, aquél plato aún desconocido para cualquier Estrella Michelín y un plato estrella para cualquier Saharaui, pan de arena y salsa de distintos sabores, no era el tiempo de espera, era el té que se hace mientras se cocina, el pincho moruno que se come mientras los niño suben y bajan por las dunas, mientras los adultos comentan alguna que otra anécdota.
No era eso no, era la compañía, la sonrisa de cualquier niño que éste jugando, sin juguetes, simplemente a tirarse unos a otros. Ay “marcha” qué decir del carbón, a veces acompaña y otras tantas no, pero el té se hace, sin importar el con qué pero sí el con quién. Siempre es un buen momento para tomarlo, amargo como la vida,  dulce como el amor y suave, suave, muy suave el momento, y no de la muerte sino el de la despedida, el del atardecer, tardes de invierno cortas, que por un lado te deja apreciar la caída del sol y por otro el “hola” de una noche que viene cargada de estrellas, y si la luna acompaña, el desierto entonces se convierte en el hotel de las mil estrellas. Quién no ha ido de “marcha”, quién no se ha tirado por las dunas mil y una vez, quién no ha probado ese dulce momento y suave recuerdo de volver a caer, levantarse y seguir el camino. Ese es el espíritu, no sé si el de ir un día de marcha en pleno desierto, sino el de ser Saharaui. Claro que algo me quedaba por recordar, ir de marcha de vez en cuando es volver a tus orígenes, aunque estés a miles de kilómetros. Basta con contarlo y poderlo recordar.
Benda Lehbib Lebsir.
Imagen: Carlos Cristobal.
Read more »

Sáhara Occidental: Responsabilidad del Consejo de Seguridad


POR LUIS PORTILLO PASQUAL 
EN un reciente artículo titulado “The Responsibility of the UN Security Council in the Case of Western Sahara”, publicado en la revista International Judicial Monitor, Hans Corell, exsubsecretario general para Asuntos Legales y exconsejero jurídico de Naciones Unidas, señala tres posibles opciones para solucionar el conflicto del Sahara Occidental, a la vista de las consideraciones del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon en su último informe al Consejo relativo a la situación en ese territorio.
En dicho informe, de fecha 10 de abril de 2014, el secretario general de la ONU señalaba que, “dado que el Sahara Occidental está en la lista de Territorios No Autónomos desde 1963, los esfuerzos de Naciones Unidas -por conducto de mi Enviado Personal, mi Representante Especial y la Minurso (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental)- seguirán siendo sumamente importantes hasta que se determine el estatuto definitivo del territorio”.
OPCIONES MÁS RADICALES En caso de no producirse progresos antes de abril de 2015 (fecha prevista para la renovación del mandato de la Minurso), el secretario general consideraba que habría llegado el momento de que los miembros del Consejo de Seguridad abordasen una revisión integral del marco establecido en abril de 2007 para el proceso de negociación entre las partes en conflicto. Por tanto -plantea Corell-, la pregunta es: ¿Cómo debe abordar ahora el Consejo de Seguridad la cuestión primordial, esto es, cómo llevar a cabo la autodeterminación del pueblo saharaui? Este proceso se ha prolongado durante décadas y las actuales negociaciones se han convertido en una farsa que ha llegado a su fin. Es una cuestión política que el Consejo tiene que tratar; pero cualquier solución que se adopte debe ser acorde con el derecho internacional. El Consejo -señala Corell- debe considerar ahora opciones más radicales que en el pasado, entre ellas las tres siguientes:
1) Transformar la Minurso en una operación similar a la Administración Transitoria de Naciones Unidas para Timor Este (Untaet), que fue investida de amplios poderes para la administración de Timor Oriental y facultada para ejercer la autoridad legislativa y ejecutiva, incluida la administración de justicia.
2) Ordenar a España que lleve a término su responsabilidad como potencia administradora del Sahara Occidental. Pero, puesto que España abandonó esa responsabilidad (un “deber sagrado”, según el artículo 73 de la Carta de la ONU) en 1976, esta opción, aunque legal, puede no ser aconsejable, teniendo en cuenta además que España es actualmente miembro no permanente del Consejo de Seguridad.
Sería la primera vez desde la fundación de Naciones Unidas que la comunidad internacional consiente que un territorio no autónomo reconocido sea anexionado a la fuerza sin el consentimiento de la población
El problema con las dos opciones anteriores es que ambas requieren la organización de un referéndum en el que el pueblo saharaui pueda ejercer su derecho a la autodeterminación. Lo cual significa que el proceso de identificación de votantes, que ha sido un problema constante durante años, seguiría siendo una complicación importante.
3) Habida cuenta de que la cuestión del Sahara Occidental está en la agenda de las Naciones Unidas desde hace cuatro décadas, la solución puede ser una tercera opción más radical: que el Consejo de Seguridad reconozca al Sahara Occidental como Estado soberano. Desde el punto de vista legal, esta también sería una opción aceptable y no privaría al pueblo saharaui de buscar una solución diferente a su autodeterminación en el futuro, si así lo deseara.
Esta última opción requiere, ante todo, un gran esfuerzo para apoyar la creación de capacidades para el autogobierno, a fin de evitar la formación de un Estado fallido y los consiguientes peligros, especialmente a la vista de la situación de la seguridad en algunos países vecinos. Una solución a este problema podría ser que el Consejo de Seguridad hiciera efectiva su decisión con una antelación de unos cinco años, por ejemplo, y durante ese periodo dotara a la Minurso con un mandato similar al otorgado a la Untaet.
“THE RULE OF LAW” Hans Corell subraya que sugiere esas posibles soluciones a título estrictamente personal y con absoluta neutralidad, sin otro interés que el respeto de la ley (“the rule of law”) y el deseo de que los Estados Miembros de la ONU respeten las normas que la propia Organización ha establecido.
Estas sugerencias están basadas en su experiencia como juez y asesor jurídico en su propio país (Suecia) durante muchos años y, más tarde, como Consejero Jurídico de la ONU durante una década. De hecho, ya en 2002, a petición del Consejo de Seguridad, Hans Corell emitió un conocido dictamen relativo al Sahara Occidental sobre la legalidad de determinados actos de las autoridades marroquíes, concretamente la licitación y firma de contratos con empresas extranjeras para la exploración de recursos minerales en dicho territorio. El dictamen concluía que si se llevaban a cabo en el futuro actividades de exploración y explotación sin tener en cuenta los intereses y deseos del pueblo del Sahara Occidental, se estarían violando los principios del derecho internacional aplicable a los Territorios No Autónomos. Más tarde, Corell sostuvo que los Acuerdos de Pesca firmados por la Unión Europea y Marruecos en 2007 no eran conformes con el derecho internacional en lo concerniente al Sahara Occidental.
La razón por la que Hans Corell plantea ahora la cuestión del Sahara Occidental es porque considera que estamos ante una situación en la que el Consejo de Seguridad corre el riesgo de no llevar a término el cumplimiento de su mandato, como le obliga el artículo 24 de la Carta de la ONU, en el que se le encomienda la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. En el pasado ha habido deficiencias graves a este respecto, incluso casos en que los propios miembros permanentes del Consejo han violado la Carta de la ONU. Esta falta de respeto y de defensa del Estado de derecho a nivel internacional simplemente tiene que llegar a su fin, señala Corell. Hay que defender la autoridad de Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad debe estar en la vanguardia de esa defensa. Por tanto, es imperativo que, en el tratamiento de la cuestión del Sahara Occidental, el Consejo actúe con autoridad, determinación y de conformidad con la ley.
MÁS QUE EL DESTINO DEL SAHARA Las palabras al respecto del exsenador George McGovern (en el Prefacio al libro de Stephen Zunes y Jacob Mundy, Western Sahara: War, Nationalism, and Conflict Irresolution) son bien claras: “Lo que está en juego aquí es algo más que el destino de unos cientos de miles de saharauis que viven bajo la ocupación militar marroquí en el Sahara Occidental y en los campamentos de refugiados en la vecina Argelia. Como señalan los autores (S. Zunes y J. Mundy), lo que en última instancia está en juego es el sistema legal internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial. Si al pueblo del Sahara Occidental no se le concede el derecho a elegir su propio futuro, incluyendo la opción de la independencia, y se permite que Marruecos mantenga el dominio del territorio, será la primera vez desde la fundación de las Naciones Unidas que la comunidad internacional consiente que un territorio no autónomo reconocido sea anexionado a la fuerza sin el consentimiento de la población, y la primera vez que se permite a un país ampliar su territorio por la fuerza militar contra la voluntad de una población sometida. Solo los territorios árabes todavía ocupados por Israel desde 1967 permanecen bajo tal control extranjero hostil. Y aunque la resolución de ese conflicto también lleva esperando mucho tiempo, por lo menos ha llamado la atención de la comunidad internacional, mientras que la situación similar en el Magreb se ha mantenido en una relativa oscuridad”.
Fuente:http://www.deia.com/
Imagen: Darghamyo
Read more »

Crímenes en el Sáhara Occidental: caso abierto



La diabetes, la desnutrición y la anemia azotan al pueblo saharaui, que ha visto mermadas sus ayudas por la crisis. (g.n.)



Por desgracia, por mucho que sepamos sobre los crímenes perpetrados por ciertos Estados, gobiernos o grupos; si no se abre un proceso judicial es como si los males ocurridos no hubiesen ocurrido.

Y si los responsables no asumen sus crímenes, las víctimas, una vez más, se quedan indefensas, enfrentándose al dolor y al sufrimiento del oprobio y de la humillación de ver a los verdugos libres. Pues bien, parece que algo ha cambiado respecto a lo ocurrido en el Sáhara Occidental tras la descolonización española. Por fin, la Audiencia Nacional, a través del juez Pablo Ruz, ha dado un paso. Ahora solo queda aguardar a que los populares inventen una nueva ley para evitar que se puedan juzgar tales masacres. La causa abierta contra once militares marroquíes es por genocidio. Palabras mayores, sin duda.

En el auto se recoge que durante años (en un periodo que abarca desde 1976 a 1992) se ha producido “un ataque sistemático contra la población civil saharaui por parte de las fuerzas militares y policiales marroquíes” cuyo fin no era otro que “destruir total o parcialmente a la población autóctona con el fin de apoderarse del territorio que había pertenecido a España”.

Se han recogido, y seguro que esto solo es la punta del iceberg (porque Marruecos no ha colaborado en modo alguno en investigar los horrores y políticas homicidas allí practicadas), 50 asesinatos, seis casos de desapariciones, 202 detenciones ilegales y 23 casos de torturas, pero imaginamos que hay muchas más. Con esto, Ruz pone el cierre a una larga investigación iniciada en 2007 por el juez Baltasar Garzón, el mismo que por diferentes intereses, más políticos que judiciales, fue apartado de la judicatura por pretender juzgar el franquismo.

La suerte de vulneración sistemática de los derechos humanos, de violencia gratuita contra la población civil y de acciones que ningún gobierno democrático puede asumir ni avalar (bombardeo de núcleos de población, desplazamientos forzados y, por supuesto, torturas, asesinatos y desapariciones) fueron practicadas por Marruecos de forma sistemática con un único fin de doblegar, destruir la identidad y voluntad del pueblo saharaui. Además, el mismo auto establece en sus páginas iniciales que el Sáhara Occidental nunca fue territorio marroquí, por lo tanto, nunca ha ostentado ningún derecho histórico sobre el mismo y que la población, antes de la ocupación, los 74.000 saharauis censados eran de “nacionalidad española”. Por un lado, este hecho pone de relieve el archiconocido abandono que los distintos gobiernos españoles han sostenido sobre la antigua colonia y, por otro, permite soslayar la reforma de la ley de justicia universal que el PP aprobó para evitar litigios internacionales (como era el caso de China, por sus crímenes en el Tíbet) que podían interferir en sus relaciones comerciales. Pero la garantía y defensa de los derechos humanos no pueden jamás obviarse. Ese ha sido el gran mal del siglo XX, y no queremos que esto se repita en el siglo XXI.

En este caso, refleja la incapacidad de España por afrontar su pasado colonial y de encarar la responsabilidad que ello implica. De nuevo, lamentablemente, el poder del dinero, las jugosas y lucrativas relaciones económicas sostenidas con el Estado marroquí son mucho más relevantes que la salvaguarda de la dignidad de las personas. En el auto se recogen los testimonios de primera mano de saharauis que presenciaron los crímenes, permitiendo el descubrimiento de varias fosas de los cuerpos de asesinados impunemente por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes. Mostrando, así, que no son fabulaciones sino hechos evidentes de que tales horrores se produjeron. También se recoge cómo dos aviones atacaron el campamento de desplazados Un Dreiga el 20 de febrero de 1976, con napalm y fosfato blanco, causando 39 muertos, a pesar de que una de las tiendas tenía el claro distintivo de la Cruz Roja. A ello se puede ir sumando otra serie de terribles hechos que se han ido sucediendo hasta los años 80 y 90. Para Marruecos, el Sáhara es la joya de la corona, disfruta de ricos fosfatos y caladeros, además de convertirse en un lugar en donde se han asentado miles de familias.

Ha empeñado mucho en su guerra particular contra el Frente Polisario y lo considera parte esencial de su geografía. Como hace Israel con los palestinos, juega con la baza favorable del tiempo: cuanto más se prolongue, más difìcil será encontrar la solución. Marruecos ha entablado importantes acuerdos de colaboración con la Unión Europa y Estados Unidos en la lucha contra el yihadismo, es una monarquía de corte moderado, aunque no podemos hablar de Estado democrático (sí ha habido avances desde que Hassan II murió y dejó paso a su hijo, Mohamed VI) y eso le ha servido como manto protector hacia cualquier acusación de crímenes de lesa humanidad o, bien, a ser interpelada a que se retire del Sáhara.

Mientras que Rusia, paradójicamente, sufre fuertes sanciones por la anexión ilegal de Crimea, Marruecos, en cambio, nada. Y aunque la ONU aboga por que se produzca un referéndum de autodeterminación (diciembre de 1997), la propuesta ha sido escuchada por Rabat como quien oye llover.

De todos modos, no existen garantías suficientes para que sea justo porque el censo de la población actual del Sáhara está distorsionado por dos factores importantes: muchos saharauis viven en campamentos de refugiados en Argelia (y Marruecos no acepta su regreso) y se ha producido un fuerte desplazamiento de población marroquí al Sáhara, lo cual hace que haya un número casi mayor de marroquíes que de habitantes autóctonos. El Gobierno de Marruecos ha prometido, como alternativa, una autonomía… pero sin garantías. Y sin que eso pueda borrar los padecimientos infligidos a los saharauis. Confiemos en que esta vez haya un poco de justicia para este sufrido pueblo y que la ONU decida dar un paso decidido en favorecer su causa, no permitiendo que su historia sea olvidada.
Fuente: http://www.noticiasdegipuzkoa.com/
Read more »

miércoles, 29 de abril de 2015

La ONU mantiene su misión en el Sáhara Occidental sin vigilancia de los derechos humanos

La ONU mantiene sin cambios su misión en el Sahara y urge a volver a negociar
La ONU mantiene sin cambios su misión en el Sáhara y urge a volver a negociar
La ONU decidió este martes mantener sin cambios durante un año más su misión en el Sáhara Occidental, al tiempo que urgió a Marruecos y al Frente Polisario a retomar las negociaciones para resolver el conflicto.  El mandato de la Misión para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) se amplía de nuevo sin la capacidad de las Naciones Unidas de supervisar el respeto a los derechos humanos en los territorios ocupados por Marruecos. 
El Consejo de Seguridad aprobó por unanimidad una resolución propuesta por Estados Unidos que prorroga hasta el 30 de abril de 2016 el mandato de la operación de las Naciones Unidas en la zona (Minurso).
Creada en 1991, la operación tenía como objetivo último facilitar un referéndum para definir el estatus de la excolonia española, consulta que más de dos décadas después siguen sin haberse celebrado.
Con la decisión adoptada hoy por el Consejo, del que España es miembro no permanente, la Minurso continuará sin modificaciones y, por tanto, seguirá sin tener entre sus tareas la supervisión de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, una rareza dentro de las misiones de la ONU.
En los últimos años, numerosas organizaciones internacionales y un buen número de países han defendido la necesidad de confiar esa tarea a los "cascos azules", pero la iniciativa nunca ha prosperado ante la negativa de Marruecos.
Este año, la Unión Africana (UA) volvió a solicitarlo y hoy Venezuela, pese a apoyar la resolución, criticó que el llamado Grupo de Amigos del Sahara Occidental –formado por Francia, España, Estados Unidos, Rusia y el Reino Unido– no escuchase esos llamamientos.
Tras la votación, el embajador marroquí, Omar Hilale, opinó que la UA no puede ser "juez y parte", pues según Rabat se ha inclinado del lado del Frente Polisario, y puso en duda la "legitimidad" de Venezuela para abordar la cuestión de los derechos humanos. "¿Es Venezuela el mejor ejemplo para hablar sobre derechos humanos?", respondió Hilale a preguntas de los periodistas.
En su resolución, el Consejo se limita a señalar la importancia de mejorar la situación de los derechos humanos en la zona y en los campamentos de Tinduf y pide a las partes colaborar con la comunidad internacional para ello.
En el plano político, el máximo órgano de decisión de la ONU urgió a Marruecos y a los saharauis a retomar las negociaciones "sin condiciones previas y de buena fe" con el fin de lograr una "solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que prevea la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental".
Según el Consejo de Seguridad, "la consolidación del statu quo no es aceptable", por lo que llama a "poner fin a la actual situación de estancamiento".

Tensa relación entre la ONU y Marruecos

En ese sentido, el Consejo reiteró su apoyo a las gestiones del enviado especial de la ONU, Christopher Ross, que este año ha efectuado dos visitas a Marruecos tras casi un año sin viajar a la zona, vetado por las autoridades del país.
Ross solo regresó después de una entrevista mantenida en enero por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el rey Mohamed VI, tras la que también se desbloqueó el despliegue de la nueva jefa de la Minurso, Kim Bolduc, a quien Rabat no había permitido incorporarse a su puesto.
Marruecos se quejaba de que no había sido consultado por las Naciones Unidas sobre el nombramiento y reclamó aclaraciones sobre el papel de la organización, con quien ha mantenido unas tensas relaciones sobre el Sahara, sobre todo después de que Ban propusiese el año pasado un sistema independiente para supervisar los derechos humanos.
El embajador español, Román Oyarzun, defendió en su intervención ante el Consejo la necesidad de que la ONU mantenga un "papel central" y abogó por un "esfuerzo renovado" para resolver el conflicto.
Tras la aprobación de la resolución, el representante del Frente Polisario en la ONU, Ahmed Bujari, avisó de que "mantener el actual statu quo puede llevar al colapso de los esfuerzos de las Naciones Unidas", por lo que urgió al Consejo a "asumir sus responsabilidades" y a asegurar que el pueblo saharaui pueda decidir su futuro.
Desde 2007 y bajo los auspicios de Naciones Unidas, el Frente Polisario y Marruecos han mantenido varias reuniones para intentar encontrar una salida al conflicto que se remonta a 1975, tras la descolonización española del Sahara Occidental.
Rabat propone una autonomía para este territorio, a cambio de que se mantenga bajo el paraguas del Estado marroquí, mientras que el Frente Polisario exige la celebración de un referéndum de autodeterminación en el que se pueda elegir libremente la opción de la independencia del pueblo saharaui.
Fuente; http://www.eldiario.es/
Read more »

La ONU extiende un año la misión en el Sáhara Occidental




El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas decidió por unanimidad prorrogar un año la misión para el Sáhara Occidental (Minurso). Los cascos azules seguirán sin supervisar la situación de los derechos humanos en la antigua colonia española. El texto se limita a pedir a las partes que colaboren con la comunidad internacional para garantizar la asistencia humanitaria a los campos de refugiados.

La resolución adoptada estaba patrocinada por EE UU. El texto es muy similar al que se sometió a votación hace un año. El embajador británico, Peter Wilson, lamentó que no se esté logrando ningún progreso en la solución de una disputa que dura ya cuatro décadas. “Este estancamiento tiene implicaciones para la estabilidad y la seguridad de la región”, indicó el diplomático.

Los miembros del Consejo de Seguridad mostraron su preocupación por la amenaza de las actividades extremistas en los países vecinos, que podría tener una tierra de cultivo entre los jóvenes saharauis. La estadounidense Michele Sison dijo en este sentido que la misión de la ONU es indispensable para garantizar la estabilidad y la seguridad del Sáhara Occidental.

Naciones Unidas espera que Marruecos y el Polisario traigan ahora a la mesa nuevas ideas para romper con el bloqueo y encauzar el diálogo, de cara a lograr "una solución política mutua" y que permita mejorar la situación desde el punto de vista de los derechos humanos. Alexis Lamek, representante permanente adjunto de Francia, señaló la situación “precaria” en Tinduf.

Fuente: http://politica.elpais.com/

El embajador Román Oyarzun dijo que la mejora de la situación de los refugiados “es una prioridad”, por eso pidió a otros países que hagan contribuciones a los programas de asistencia. El diplomático concluyó su intervención destacando que “es imprescindible la voluntad política de la partes” para poner fin a un conflicto “que dura ya demasiado” y contribuirá a la estabilidad de la región.
Read more »

martes, 21 de abril de 2015

Yo también fui niña del Vacaciones En Paz.




Yo también fui niña del Programa Vacaciones en Paz, ese programa que trae a España miles de niños y niñas saharauis durante los dos meses de verano a conocer, a experimentar y sobre todo a iniciarse en un mundo totalmente desconocido. Todo empezó cuando mis dos hermanas mayores venían a España, ellas me contaban su experiencia con los ojos totalmente abiertos y es cuando quise ser mayor, llegar a los 7 años cuanto antes y poder compartirlo yo también. En febrero nos solían hacer la foto individual en la “Madrasa” o colegio, que meses más tarde se convertiría en un pasaporte colectivo, lo cual facilitaría nuestro traslado desde los campamentos a España durante los dos meses de verano.
Llegó mi momento y recuerdo que tenía exactamente 6 años, puesto que hacía 7 en septiembre, cuando dijeron mi nombre y rápidamente me coloqué el pelo, sonreí entre los nervios y la mirada impactante de quienes me rodeaban y que estaban igual o más nerviosos que yo. No volví a ver a aquellos señores que me hicieron la foto y me dieron un número de un documento de identificación. Y ya en mayo nos llamaron en la Daira, o por lo mismo Lidara, en donde habían colgado unas listas con nuestros nombres, comunidad autónoma a la que íbamos a ir y nuestro número de pasaporte. Todo se acercaba y cada vez los nervios aumentaban más, lo reconozco. Volví corriendo a casa y apunté mi pasaporte en la pared, que por cierto allí sigue a día de hoy. Era una cicatriz abierta, una ilusión, una herida de recuerdo. Con 6 años me iba a ir y no sabía dónde iba a aterrizar… Llegó junio y como de costumbre empezaron a llamar por la radio desde altas horas de la mañana a todos los pasaportes que les tocaba ir a lo largo de ese día, no sé si era mi buena o mala suerte pero el mío nunca le llamaban, pasaban los días y yo seguía con la misma esperanza. Por fin, en la segunda quincena de julio, cuando ya no me esperaba ningún vuelo, volvieron mis nervios y ahora sí que sí. Era un día caluroso, el silencio impactaba, me tocaba estar a las 4 de la tarde en mi Madrasa “Castilla la Mancha” , escuela que corresponde a todos los niños de Smara como punto de concentración, para iniciar el viaje hacia el aeropuerto.
Mi familia se repartieron los deberes, mi madre por su parte se levantó, mandó a mis hermanas comprarme algunos detallitos que traería a mi familia de acogida y mi padre escribirles una carta donde les hablaba de toda la familia y sobre todo de mi. Llegó el momento y la temida despedida, era un “vuela hija, es tú momento y no defraudes”. Nunca había salido de mi casa, y tenía que comportarme como es debido, agarré mi mochila como un tesoro y no pegué ojo, es más ese viaje duró tanto que se me pasó volando, detallaría cada momento de aquello pero me quedo con la sonrisa de mi familia de acogida, los brazos abiertos y cómo no, la casa también. Nos conocimos, lloré como es lógico y de repente me acordé de los regalitos y rápidamente empecé a repartirlos entre los miembros de mi familia, no recuerdo si les gustaron o no pero sí los abrazos que me dieron; yo entonces era adulta en miniatura, todo era observar, preguntar, y de vez en cuando sonreír. Sin olvidar mi cara de fascinación al ver una fuente de agua, la playa, la piscina, y tampoco la de mi madre biológica cuando a las 5 de la mañana de un 2 de septiembre aparecí por casa, como si de un sueño me hubiera levantado. Y sí era un sueño, hasta las 8 de la mañana no pegué ojo, y ésta vez contando todas las maravillas que había vivido, incluidas las caídas de la bicicleta, la cantidad de chuches que comí en dos meses, las mil y una maravillas que a día de hoy sigo contemplando como si tuviese mis 6 años de entonces.
No soy del vacaciones en paz pero si del vacaciones a los campamentos; cada 9 meses estudiando en España, toca un verano a 50 grados y está vez sin nada material y con todo que observar, más que nada lo que pierdo en 9 meses lo gano en dos.
Benda Lehbib Lebsir.
Read more »

miércoles, 15 de abril de 2015

Rutinas de mi día a día.

No sé qué encanto tiene, no. Quizás magia o eso entiendo cuando hablo de “lidara”, un punto de encuentro de mujeres, niños que van agarrando la melhfa de su madre, que se esconden por timidez si ésta para a saludar a quien sea por el camino o que simplemente cargan con el saco vacio y la siguen el camino a donde les lleve y por supuesto de los ancianos que tantas veces he visto jugar las ” Damas”, de cómo su rostro refleja la verdadera resistencia, de cómo sus frágiles manos, moviendo unos palos en la arena, dictan la sentencia de la continuidad y no del conformismo, de cómo detrás de sus turbantes oscuros se sostiene un largo camino y recorrido que contar de tanta vida que ni si quiera mi mente es capaz de asimilar. Y por supuesto de cualquier coche que pasa por allí para ayudar a acercar la comida.
 Lidara, es el ayuntamiento de cada Daira, en donde cada cierto tiempo se reparte comida por cabeza de familia. Para ello cada representante de barrio organiza grupos de cinco o seis familias para facilitar su labor a la hora de repartirlo. Es oír la voz de la representante de mi barrio llamarnos por megáfono, y se para todo. Se busca un saco y se va a Lidara. A veces despacio y otras tantas de prisa, siempre en  compañía  de la vecina que una pasa a buscar a la otra y aprovechan el momento de comentar cualquier acontecimiento, es el camino de ida y vuelta que solo los pasos de quienes han pasado por allí minutos antes indican el recorrido que a diario hacen cualquier Saharaui  que acude a por sus alimentos.
Es como digo, el reencuentro, instantes que aprovechan para intercambiar  información y por supuesto de cotilleos. Rutinas que nunca serán titular de ninguna prensa. Después llega el intenso momento de la recogida, de cargar con la comida y acercarla a casa; también las hay como yo que, tantas veces por evitar esa carga, he parado coches sin saber de quién se trataba y pedido que me ayudasen a acercarlo. Todo es filosofía de supervivencia, de adaptarnos a las condiciones, nos puede costar más o menos pero las tardes en Lidara, escuchando a unas y a otras no lo cambio por nada. Y es que no se trata del cómo, ni del cuándo, que también, si no del dónde y con quién. No sé qué encanto tiene, no, quizás magia o por lo mismo  un hábito más saludable de mi infancia y adolescencia en los campamentos.
Benda Lehbib Lebsir.
Imagen: Marcello Scotti.
Read more »

jueves, 9 de abril de 2015

El juez Ruz propone juzgar a once altos cargos de Marruecos por crímenes en el Sáhara Occidental

ruzFuente: elmundo.es
El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha propuesto juzgar a once altos cargos y militares del Gobierno de Marruecos a los que imputa, entre otros, un delito de genocidio por los crímenes que se cometieron contra refugiados del Sáhara Occidental entre los años 1975 y 1992.
Así consta en un auto [Lea el auto en PDF] en el que el magistrado procesa a los 11 dirigentes marroquíes -entre los que se encuentran dos gobernadores, un teniente y un coronel- por un delito de genocidio en concurso con detención ilegal, torturas, asesinato y desaparición forzada, al tiempo que pone a siete de ellos en situación de busca y captura.
El juez, que ha acordado estas medidas a instancias de la Fiscalía, señala que el “hecho fundamental” que se investiga en esta causa es el hallazgo en febrero de 2013 de una fosa común en Amgala en la que aparecieron ocho cadáveres que “han sido plenamente identificados por el ADN” así como los testimonios de varios testigos que “incriminan” a los procesados.
Entre los procesados se encuentran el gobernador de la Administración Territorial del Ministerio del Interior hasta 1997, Abdelhafid Ben Hachem; el gobernador de Smara entre 1976 y 1978, Said Ouassou; el subgobernador de la provincia, Hassan Uychen; los inspectores de Policía en El Aaiún Brahim Ben Sami y Hariz El Arbi; el coronel de las Fuerzas Armadas Abdelhak Lemdaour y el teniente de la Gendermaría Real Driss Sbai. Contra todos ellos el juez acuerda la “busca, detención e ingreso en prisión”.
Además, Ruz procesa al coronel Lamarti y a los presuntos “responsables de genocidio” Muley Ahmed Albourkadi, Bel Laarabi y Abdelghani Loudghiri, que fueron identificados por algunas de sus víctimas. En estos cuatro casos, el magistrado solicita a las autoridades marroquíes que aporten los datos que posean para su “correcta identificación y filiación”. Al mismo tiempo, rechaza procesar a otros ocho imputados por falta de pruebas y en un caso por prescripción de los delitos que se le atribuían.

Amputaciones a un recién nacido

La causa, que fue abierta por el juez Baltasar Garzón en 2007 en virtud de una querella presentada por la Asociación de Familiares de Presos y Desaparecidos Saharauis (Afapradesa), investiga asesinatos, bombardeos de campamentos y torturas cometidos por las fuerzas marroquíes en el Sáhara desde el 6 de noviembre de 1975 y el 7 de octubre de 1992 imputables a los procesados o sin autor conocido.
Entre los hechos descritos se encuentran amputaciones de miembros a prisioneros, incluido un recién nacido, la quema de personas vivas o la aplicación de descargas eléctricas a refugiados que vivían en las localidades saharauis de El Aaiún, Smara, Amgala. En conjunto, el juez llega a contabilizar 50 delitos de asesinato y otros 76 en grado de tentativa, 202 de detención ilegal, seis más sin dar cuenta del paradero del detenido, un delito contra la libertad sexual y 23 de lesiones.
El magistrado, que se remonta en su auto a la ocupación del Sáhara Occidental en 1975, justifica el procesamiento por un delito de genocidio apuntando que las acciones cometidas por policías y militares se dirigieron “unívocamente contra los saharauis” que fueron “sometidos a persecución únicamente por el motivo de ser originarios de ese territorio que reclama Marruecos”.
Las acciones de los procesados, según detalla el magistrado, tenían como única finalidad “destruir” a la población saharui “mediante el asesinato, las desapariciones forzadas o la reclusión durante grandes periodos de tiempo”.
“Existe, por tanto, una finalidad de destrucción biológica de tales personas como tales y simplemente por su origen étnico, que se manifiesta a lo largo de las declaraciones de los testigos, que narran las referencias de los funcionarios marroquíes a la necesidad de acabar con los saharauis”, señala el auto.
A través de: http://porunsaharalibre.org/
Read more »

miércoles, 8 de abril de 2015

De la lectura del Informe General del 7º Congreso de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis (UNMS)




Lehdía Mohamed Dafa
Acaba de finalizar el 7º Congreso de la UNMS, celebrado del 3 al 5 de abril de 2015 en la wilaya de Smara de los Campamentos de Refugiados Saharauis. 
Además de las delegadas saharauis, incluida una representación de las mujeres del Sahara ocupado, han participado delegaciones de distintas organizaciones de mujeres de todo el mundo, “amigas de la UNMS y de la causa saharaui”.
Una de las sesiones se ha dedicado a la presentación del Informe General, que publica la revista-web “Futuro Saharaui”. He aquí un breve resumen del mismo, en el que se relatan los logros y los retos, según la propia organización:
-   Ha mejorado la presencia de las mujeres saharauis en las instituciones políticas: 32% en el Parlamento, 4 Ministras, 20% en el Tribunal Constitucional, y un 96% en los Consejos de las Administraciones Locales; así como una amplia presencia en el Cuerpo Diplomático del F. Polisario.
-    Se destacan los programas de orientación y sensibilización acerca de los peligros de fenómenos ajenos a la sociedad saharaui como las drogas, el uso indiscriminado de cosméticos, la obesidad buscada y el uso de internet (sic)
-    Se han llevado a cabo varios programas de sensibilización sobre la salud de la mujer y la infancia, con especial hincapié en el fomento de la natalidad, la lactancia materna y una correcta alimentación para prevenir ciertas enfermedades carenciales como las anemias ferropénicas.
-    El Departamento de Salud de la Mujer parece haber dado pasos importantes en estos cuatro años. El reconocimiento explícito de la necesidad de mejorar las condiciones en que se desarrolla la vida de las madres solteras es la mejor muestra de ello. Está en marcha un nuevo centro de internamiento para las mismas y un programa para su “reinserción” social.
-   En relación con los Derechos Humanos, se relatan las continuas denuncias llevadas a cabo por las violaciones de los mismos en el Sahara ocupado.
-    Mejoran los proyectos de cooperativas (agricultura, ganadería  artesanía y comercio) financiados con microcréditos de la Cooperación internacional, cuyo objetivo es fomentar la independencia y la autosuficiencia de las mujeres.
-    Mas de 7 páginas (la mitad del informe) están dedicadas al trabajo de la organización en el campo diplomático y la política exterior. La UNMS ha estado en los cinco continentes, con amplia presencia en Europa y África.
-     Se reconocen ciertas deficiencias relacionadas con la gestión administrativa y la falta de conocimientos en materias clave como: la salud de la mujer, la autosuficiencia, la alfabetización, el liderazgo político y los Derechos Humanos, que favorecerían lograr una mayor visibilidad en los foros internacionales. Se alega la falta de medios económicos, como causa de dichas deficiencias.
-     La UNMS dice ser consciente de la importancia de la protección de las mujeres saharauis frente a los peligros de la Globalización y sus consecuencias, así como del uso de las nuevas tecnologías. La organización (por sorprendente que pueda parecer) alerta sobre estos peligros y su negativa repercusión sobre la familia y la sociedad saharaui, sobre todo en la educación de los niños. Para contrarrestar los efectos de estos fenómenos se proponen más conferencias y programas de sensibilización.

Hasta aquí lo que dice el Informe. A continuación quisiera hacer unas breves consideraciones.
 -    No se hace ningún tipo de mención, ni exigencia, al desarrollo y ejercicio de los derechos civiles de las mujeres en los Campamentos. Es como si las únicas referencia a derechos fundamentales solo fueran de exigible cumplimiento en el Sahara ocupado, dando la impresión que mas que creer en ellos y comprometerse en su defensa, en cualquier tiempo y circunstancia, se vieran como un mero instrumento, que convenientemente amplificado por el movimiento solidario, puede favorecer los objetivos de “la causa”.
-     Se reclama mas esfuerzo para proteger a la mujer contra las consecuencias “inmorales” de la Globalización y el uso de las nuevas tecnologías. Esto resulta una ironía, ya que el acceso a Internet en los Campamentos no creo que llegue al 1%, no hay prensa escrita accesible y la radio y la televisión son solo las estatales (RASD), las argelinas y los canales por satélite en árabe clásico, que no todos entienden, o en español…
-     Una vez más, y desde las políticas oficiales, se vuelven a reproducir los modelos más rancios del patriarcado, que sitúan a la mujer como objeto moral y espejo en el que se refleja el grado de cohesión de la sociedad, la pureza racial y la conservación de los valores identitarios, que tan a menudo son una traba para el progreso, por no decir causa de rechazo al otro, al diferente.
-     La UNMS sigue reclamándose una organización de masas (lo típico en las trasnochadas estructuras del “frentepopulismo”) Por mas que se autodefina como organización civil, no ha dejado nunca de ser un instrumento político al servicio de la oficialidad y los dictados del Secretariado Nacional del Frente Polisario.
-     La reelección de la Secretaria General, por cuarta vez consecutiva, es otro síntoma de la falta de una auténtica democracia interna que favorezca el relevo de las élites, nula confianza en las nuevas generaciones y la esclerosis de liderazgos, que afectan a todas las esferas del Frente.
-     La liberación nacional sigue siendo el todo. Un todo al que la UNMS subordina la ayuda y la protección a las viudas , a las repudiadas, a las divorciadas con hijos a su cargo, a las jóvenes que nunca podrán disfrutar de una mayoría de edad legal, victimas todas de unas tradiciones y una falta de protección jurídica, que la UNMS no se atreve a denunciar, perpetuando la situación con su silencio cómplice, con su ocultación, ocupando un espacio político que debería ocupar una autentica organización que defendiera los derechos e intereses de la mujer y no solo los del F. Polisario.
-     Lamentablemente, está muy lejos el papel emancipatorio que la UNMS podría jugar reivindicando los derechos sociales, políticos y económicos que hoy por hoy las mujeres saharauis no tienen. Una organización con 40 años de experiencia, que por estar plegada a la dirección del Frente, no ha sido capaz de reivindicar un cuerpo mínimo de legislación que reconozca y garantice la igualdad, la libertad y la justicia para las mujeres.
-      Es posible que no pase mucho tiempo para que se oigan nuevas voces de jóvenes saharauis que ya no soportan la hipocresía de nuestra sociedad y que no están dispuestas a sacrificar su libertad a unas normas y valores patriarcales que ya no tienen cabida en nuestro tiempo. Algunas mujeres saharauis no podemos dejar de pensar y decir: ¿que a quién realmente representa y qué intereses defiende la UNMS?.


Read more »